Una especie única en América del Sur

Taller de ilustración sobre el oso andino en Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Ilustración por Jaime Fernando Jurado ( @cap.jim )
  • El oso andino puede medir entre 1,20 y 1,80 metros de longitud.
  • Su apariencia gruesa se debe a su peso: entre 90 y 120 kilogramos. Sin embargo, algunos ejemplares han llegado a ser reconocidos con un peso cercano a los 170 kilogramos.
  • Sus patas tienen 5 dedos y grandes garras. Éstas le permiten trepar árboles para alimentarse o descansar. Además, es plantígrado, es decir, que puede caminar apoyando las plantas de los pies y de las manos.
  • Su pelaje (largo, espeso y oscuro), puede variar entre ejemplares jóvenes y adultos, permitiéndoles tener patrones prácticamente individuales en apariencia.
  • Su cola es pequeña: tiene, aproximadamente, siete centímetros.
  • En estado silvestre, puede llegar a vivir hasta 30 años.
  • Es tímido, solitario y pacífico. No constituye un riesgo para el hombre, siempre y cuando no sea atacado o herido.
  • Aunque su hábitat típico es el bosque andino nublado (1800 y 2700 metros de elevación) y el páramo en los Andes (por encima de 3200 metros de altura), también tiene habilidad para adaptarse a distintos espacios como bosques espinosos.

Más que un corredor, su hogar

La existencia del oso andino requiere grandes extensiones de áreas silvestres con poca o ninguna intervención humana. Estas áreas silvestres, que permiten mantener poblaciones de oso andino a largo plazo, son llamados núcleos de conservación.

En Conservamos la Vida, priorizamos cinco núcleos de conservación: Orquídeas– Picachos, Tamá-Cocuy- Pisba, Tatamá-Farallones-Munchique, Nevados-Doña Juana, y Chingaza-Sumapaz-Picachos. Cada uno de los núcleos tiene un tamaño superior a los 3.800 Km2.

Nuestras acciones, además de valorar la vida del oso andino, también buscan proteger las grandes extensiones de hábitat que requiere y cuidar la fauna y la flora silvestre con la que convive en los Andes colombianos.

La pérdida del hábitat del oso andino también constituye un problema para nosotros. En la medida que su hábitat desaparece debido a las transformaciones realizadas por la especie humana, también desaparecen los bienes y servicios ambientales que son vitales para nuestra existencia, como la regulación del agua, la captura de carbono, la belleza estética de las áreas naturales, entre otros.

ÚNETE