Por medio de acciones acordes a las 4 fases del proyecto (diagnóstico, concertación, implementación y monitoreo), destacamos los logros paulatinos en la tarea de conservación del oso andino y la recuperación de su hábitat. Con esto, esperamos incrementar la presencia de esta especie, mejorar la conectividad de los espacios silvestres que recorre y propiciar una interacción más amable entre las poblaciones humanas y ese mamífero.

Diagnóstico
Reconocemos el estado y las amenazas sobre la especie. Priorizamos áreas.

Concertación
Proponemos y acordamos las mejores prácticas.

Implementación
Trabajamos en acciones de mejora – reconversión – restauración.

Monitoreo
Evaluamos el éxito de las acciones de manejo.

¿Qué hemos logrado?

Durante la fase de diagnóstico, avanzamos en:

  • Medir la ocupación del oso andino en las áreas priorizadas para diagnosticar su estado y las posibles amenazas que enfrenta.
  • Priorizar localidades de intervención, considerando el estado del oso andino y las posibles amenazas.
  • Diagnosticar el paisaje del conflicto con miras a conocer la interacción entre el oso andino y las comunidades aledañas.

Durante la fase de concertación, avanzamos en:

  • Concertar con los propietarios de los predios de la localidad El Ramal-Limoncillo la intervención de la estrategia para el mejoramiento productivo y la disminución de presiones en zonas boscosas.
  • Zonificar los predios en la localidad de El Águila, a partir de la concertación alcanzada con sus dueños. Con esto es posible plantear la implementación de zonas priorizadas.

Durante la fase de implementación, avanzamos en:

  • Fortalecer las buenas prácticas agrícolas y ganaderas para reducir la presión sobre recursos naturales y proteger las cuencas abastecedoras.
  • Identificar usuarios y áreas a trabajar para diseñar sistemas productivos agrícolas y ganaderos para reconvertir.
  • Establecer herramientas de manejo del paisaje para la restauración ecológica con buenas prácticas de sostenibilidad en el sistema productivo del café.
  • Disponer de los árboles como herramienta de manejo de paisajes en diferentes municipios identificados.
  • Recuperar suelos y hacer control de erosión, establecimiento y mantenimiento de áreas recuperadas para organizar el equilibrio en la biodiversidad en los procesos ecológicos y en la protección de cuencas hidrográficas.
  • Sensibilizar en buenas prácticas para la protección y conservación de áreas abastecedoras de recurso hídrico.
  • Acompañar y formar a las comunidades educativas con el proyecto Verde Vivo, para realizar ejercicios reflexivos, promover acciones de sensibilización e intervenciones de la problemática ambiental que contribuyan con la consolidación de una cultura ambiental en los contextos locales identificados.
ÚNETE